Seleccionar página

El Plátano

Son muchas las palabras que se emplean para denominar a esta honorable fruta. Algunas de ellas son: banano, guineo, cambur, banana… y varían debido a su increíble expansión y facilidad para adaptarse, por lo que a cada lugar donde llegó se le acuñó un nombre para denotarlo. Son tantas las bondades de este fruto que no solo beneficia en la alimentación humana sino que también es de gran ayuda para los animales, por lo que su plantación es generalizada en gran parte del mundo. Como veremos a continuación, es tal su rendimiento, resistencia, capacidad para adaptarse a los diferentes tipos de suelos y aporte nutricional, que esta fruta resulta idónea para satisfacer necesidades nutricionales a nivel global.

Platano

Características del plátano

Contiene una envoltura de color amarillo con manchas negras, tiene forma de media luna y mide aproximadamente unos quince centímetros de largo. Internamente, mantiene una pulpa de color amarillo claro, de sabor dulce y semillas en medio, las cuales son blandas al igual que el resto de la pulpa. Es una fruta que goza de gran aceptación a nivel mundial; en efecto es la tercera fruta más consumida de España, superada solo por las naranjas y las mandarinas.
Debe destacarse además que existen muchas variedades que comparten iguales cualidades, tales como interior suave y semillas blandas, el característico amarillo interior y exterior. Tal es el caso del plátano tabasco, el macho que puede freírse e incluso preparar estando verde, es decir, una etapa anterior a la madurez total que conlleva su total coloración amarilla.

Plátano Árbol

Los plátanos se adaptan a una diversidad de suelos, desde los arenosos gruesos hasta los arcillosos pesados; solamente los arcillosos compactos o expansivos y las arenas muy finas no son buenos para el cultivo. El árbol del plátano requiere de un suelo óptimo y es aquel que presenta un buen drenaje interno. Una profundidad necesaria para el desarrollo de sus raíces ha de ser no menor a un metro y con un P.H. alrededor de 6.3; y en lo que a temperatura se refiere, en promedio anual unos 26,5ºC se consideran óptimos para el desarrollo del cultivo.

arbol de platano

Siempre es recomendable evitar la plantación en terrenos que tiendan a ensancharse; si no hay otra posibilidad, se aconseja hacer un buen sistema de drenaje. Por otro lado, han de descartarse aquellos suelos que presenten capas endurecidas a más de un metro de profundidad y que además contengan sal.

 

Planta de Plátano

La experiencia general enseña que los promedios mensuales de lluvia por encima de los 125 mm. son satisfactorios para el desarrollo normal del cultivo en la mayoría de los suelos. Sí la siembra de la planta de plátano está ubicada en una zona que reúne estas condiciones, el agricultor debe aplicar riegos complementarios solo al final de los meses críticos, es decir, después de pasado dos meses “secos” consecutivos, durante los cuales las precipitaciones caídas hayan sido menor de los 125 mm.

Se considera que la época idónea para su plantación es aquella donde existen lluvias periódicas y abundantes como se explicó ya, por lo que es apto el cultivo durante todo el año. En zonas de menor precipitación pero que lógicamente dispondrán de riesgo suplementario, es conveniente y económico comenzar la siembra al inicio de período de lluvia.

Las zonas tropicales calientes con temperaturas promedio anuales de 26,5ºC, se consideran altamente apropiadas para el desarrollo del cultivo.

Raíz del plátano

De una manera más detallada, podemos decir que sus raíces son numerosas y tienen de cinco a ocho mm de espesor. Además, son blancas y carnosas al principio y luego se hacen dura con el tiempo. Las condiciones del suelo pueden ser lo bastante beneficiosas como para que las raíces se prolonguen hasta 1,40 m.raiz del platano

En los puntos extremos de las raíces se encuentran numerosas raicillas laterales de menor diámetro, provistas de pelos absorbentes que facilitan la absorción de agua y otros nutrientes.

 

Tallo del plátano

Con respecto al tallo, cuando hablamos del subterráneo o tallo verdadero es un cormo, es decir, es recto de poco crecimiento lateral. Cuando la planta es adulta puede tener hasta treinta centímetros de ancho en la parte superior y una longitud algo mayor que la anchura. El cormo tiene un papel fundamental en la reserva energética de la planta.

Por otro lado, el tallo aéreo está constituido por vainas foliares y es a su vez un enlace vascular entre las raíces, las hojas y el racimo. Su tonalidad es verde con tintes vino tintos y con un grosor y longitud variable, dependiendo de las condiciones del lugar.

Hojas del plátano

 

En cuanto a sus hojas, éstas se componen de dos mitades ubicadas a ambos lados de la nervadura central formando una lámina alargada, de punta roma y cónica, redondeada en su base y de grosor variable, alcanzando su máximo espesor cerca de la nervadura central.

Hoja de platano
Uno de los principales problemas que presentan las hojas es el que viene de la mano del viento. En ese sentido, una serie de cortinas rompe viento serían una solución eficaz para evitar la desflecación y quiebre del cultivo.

 

Flores del plátano

Sobre sus flores o proceso de inflorescencia, decimos que están en dos hileras con un número variable. Están posicionadas en la base de una estructura de color morado, conocidas como brácteas, que las recubren y protegen hasta que están listas, momento en el que se enrollan hacia atrás y se caen. Las flores están dispuestas de modo que las más cercanas a las brácteas sean flores femeninas, y de forma más distante las masculinas, pudiéndose encontrar flores intermedias las cuales serían hermafroditas. Todas tienen néctar, el polen es pegajoso y la polinización se hace con ayuda de murciélagos, pájaros e insectos que van en busca de néctar.

Características del fruto del plátano

Al respecto del codiciado fruto, se agrupan en “manos” compuestas por un número variable de frutos que para un racimo puede llegar a ser entre 27 a 43 dedos, dispuestos en dos hileras.

Como sabemos, existen muchas variedades, pero hay dos especies de vital importancia: las denominadas Musa acuminata colla y Musa balbisina colla, respectivamente, de las cuales han derivado por cruzamientos natrales o inducidos por el hombre, una serie de “clones” que conforman los plátanos de hoy en día.

Semillas de plátano

Las semillas deben obtenerse de plantaciones sanas, seleccionando cormos de dos a tres kilogramos de peso. Se obtienen los cormos, se descortezan y se eliminan las posibles partes podridas y las raíces, procurando que al ejecutar estas acciones no sean dañadas las yemas o brotes.

Luego de haber hecho la desinfección de los cormos, sumergiéndolos en una solución prevista para este fin, se airean por veinticuatro horas, posteriores a las cuales el material está listo para sembrarse. Es notorio enfatizar que dichos cormos no pueden almacenarse por más de ocho días antes o después de tratados, ya que se exponen a desecamientos, pudrición y ataques de plagas.

¿Qué es el Plátano?

Viene del griego “platanus” que indica plano, en referencia a la forma de sus hojas. Su nombre científico es Musa Paradisiaca, al ser originaria de Asia es transportada a Europa y luego a América. Igualmente de Asia, es donde proviene su nombre más generalizado: hablamos de “banana”, el cual se refiere a “dedos”, ya que un racimo de plátanos puede asemejarse a una mano y cada vaina se parece a un dedo; de allí que algunos vendedores ofrezcan su mercancía como una mano de plátano.

¿Qué contiene el plátano?

Se cree que su procedencia es indomalaya debido a sus características de proliferación netamente tropical. De este lugar se difundió a lo largo de la zona intertropical incluyendo las Islas Canarias, partiendo de aquí a América, específicamente Santo Domingo, extendiéndose por lo que ahora se conoce como el Caribe y América Continental.

 

Nutrientes del plátano

El plátano nos brinda energía y es altamente nutricio. Es rico en hidratos de carbono, donde predomina el almidón, sobre todo cuando está en fase inmadura, por lo que al madurar este almidón se convierte en azucares sencillos bastante digeribles, como lo son la fructosa, sacarosa y glucosa. Esta propiedad hace que sea recomendable en pacientes diabéticos ya que sus azucares se absorben lentamente y, considerando sus altos niveles de potasio, resulta ampliamente beneficioso para diferentes problemas gastrointestinales.

Asimismo, sus propiedades en inulina y elementos no digeribles a nivel de enzimas intestinales hacen de esta fruta un aliado para un tránsito intestinal sin problemas. De igual manera, la inulina ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, diabetes tipo II, obesidad y hasta cáncer gracias a la producción de compuestos derivados. Es rico a su vez en magnesio y en potasio, el cual interviene en la prevención de calambres que, aunado a sus grandes reservas energéticas, lo hace una fruta eficaz tras una actividad deportiva. Su aporte a la dieta para hipertensos es notable debido que, al ser pobre en sodio, es un alimento apto para quienes padecen de esta condición. Entre las vitaminas que incluye cabe destacar que tiene un aporte de vitamina C y B6 altamente aprovechables para el sistema inmunológico reduciendo a su vez el cansancio y la fatiga.

Beneficios del plátano

Si todavía no te maravillas con las bondades de este producto de la naturaleza, te invitamos a conocer ahora de forma detallada algunos problemas de salud que pueden mejorarse con la ayuda del plátano. ¿Te sientes mal? ¡Cómete un plátano! nunca mejor dicho y es que, como se ha visto anteriormente, sus nutrientes ayudan de diferentes formas a todo nuestro organismo.

Comenzamos en primer lugar denotando sus aportes al combate de la depresión, ya que al contener triptófano, un producto que sintetizado luego se convierte en serotonina, es capaz de relajar el cuerpo, aumentar la felicidad y mejorar el estado anímico. Nada mal para esos días de bajón o mientras se tienen presiones rondando en la cabeza. También, consumir un plátano antes de iniciar una actividad compleja es una ayuda inmejorable para mantener todo bajo control.

Además, como hemos visto anteriormente, su bajo nivel en sodio ayuda a no tener sustos en lo que hipertensión se refiere; de igual manera, ayuda a reducir el padecer de un accidente cerebro vascular.

Beneficios del platano

Igualmente, es notoria su influencia en el flujo intestinal ya que, siendo rico en fibra, auxilia en aquellos días donde el estreñimiento ha hecho su aparición. Precisamente gracias a su valoración como laxante es recomendado para procesos supervisados de control de peso, ayudando también a la absorción de nutrientes y evitando la hinchazón. Es óptimo consumirlo en el desayuno o unos 20 o 30 minutos antes de cada comida.

El plátano también es un aliado luego de una larga noche de juerga, y es que dado su efecto relajante a nivel estomacal, si se mezcla con miel estabiliza el nivel de azúcar en sangre e hidrata el organismo. Su efecto puede describirse como inmediato, además de saludable, económico y fácil de hacer. No olvides que además puedes combinarlo con cereales, verduras y hasta frutas para hacerlo todavía más nutritivo.

Siguiendo en el plano intestinal, su influencia cuando se tienen úlceras es bastante aprovechable, dado que siendo suave crea una capa que protege el estómago neutralizando la irritación y acidez que puedas sentir. De este modo, te recomendamos que si sientes agruras y requieres un alivio natural y rápido, consume un plátano pues esta fruta tiene un efecto antiácido notable en el cuerpo.

Platano y sus propiedades

El plátano es una rica fuente de vitamina B, cuyo efecto sobre el sistema nervioso es esencial. Cuando se tiene trabajo abrumador y estresante, es natural a veces suplir tal nivel de ansiedad con comida que aporte suficientes implementos energéticos para dar respuesta a las actividades por desempeñar. El plátano es una mina entera de energía, por lo que si queremos evitarnos unos kilos extras, comer un plátano es una opción sana que además da la sensación de llenura tan anhelada. Para lograr tal meta, te proponemos que no des lugar a los antojos por pánico laboral, más bien come una pieza de plátano o de otro producto rico en carbohidratos cada dos horas y desempeña tranquilamente tus quehaceres.

Por otro lado, es un complemento beneficioso en el tratamiento de la anemia, ya que sus fuentes de hierro ayudan naturalmente en la dieta de quien padece esta enfermedad al favorecer la estimulación de la hemoglobina en la sangre.
Así como sus efectos a nivel sanguíneo, se recomienda igualmente el plátano para regular la temperatura corporal, siendo un hecho que en Tailandia las mujeres embarazadas coman un plátano diario para garantizar una temperatura estable a su bebé.

Los mosquitos, por su parte, ahora tienen un enemigo natural, o más bien sus picaduras, ya que esta fruta ayuda a reducir la irritación y la hinchazón que producen las picaduras de los insectos. ¿Cómo lograrlo? muy simple, solo frota en el área afectada la parte interior de una cáscara de plátano y problema resuelto.

Mascarillas de plátano

Así como sus propiedades son una bendición en el interior de nuestro cuerpo, de manera externa el plátano también hace maravillas. Una muestra de ello es que si tienes el cutis seco y sin brillo, puedes hacerte un puré de plátano maduro. Lo dejas actuar por veinte minutos y lo retiras con abundante agua tibia, recordando evitar el contacto con los ojos. Con esta mascarilla sentirás un cutis flexible y suave; y si quieres un efecto extra, puedes agregar miel a la mezcla; así, si tu piel antes era escamosa y seca, será solo cuestión del pasado gracias a esta mascarilla hidratante.

Del mismo modo, el aguacate y el plátano son dos aliados a tener en cuenta en la lucha contra el envejecimiento, por ello te recomendamos aplicar en el rostro una mezcla macerada de estos dos ingredientes, que con la colaboración de la vitamina E reparan los daños que el tiempo y las condiciones de vida han originado en el rostro.

 Mascarillas-de-plátano

En la misma línea, el plátano auxilia en la recuperación del brillo natural de la piel ¿cómo conseguirlo? muy fácil. Tritura medio plátano maduro y mézclalo con ½ cucharadita de miel y 1 cucharada de sándalo en polvo y déjalo actuar entre 20 y 25 minutos, lavando luego con agua tibia. Esta mascarilla es especialmente útil en pieles grasas, ya que se puede limpiar con el sándalo el exceso de sebo y aceite, manteniéndose hidratado el cutis naturalmente con el plátano. De igual manera, para este tipo de cutis se recomienda triturar un plátano maduro con tres cucharaditas de jugo de limón, con la finalidad de combatir los puntos negros y reducir manchas, gracias a los beneficios aportados por la vitamina C.

Un factor común en el mundo del cutis de tipo graso es el acné debido al cierre de los poros a causa del sebo, células muertas acumuladas y otros elementos residuales de la piel; por lo que para una limpieza que permita suavizarla y disminuir la inflamación e irritación es realmente útil esta fruta, en especial, su cáscara. Esto lo podemos conseguir empleando el interior de las cáscaras de un plátano muy maduro con sendas manchas negras para obtener beneficios óptimos. Lo que harás será simplemente frotarla por toda la cara durante unos diez minutos y mantenerlo por un tiempo prudencial para que actúe, repitiendo el proceso algunos días, reemplazando las cascaras del plátano cada vez.
Para las pieles sensibles esta fruta también aporta grandes bondades. Tan solo tienes que triturar la pulpa de medio plátano y agregarle dos cucharadas de avena en polvo, mezclarlo muy bien y aplicar en el rostro durante veinte minutos, retirando después con agua tibia. Esta mascarilla favorece igualmente a las pieles grasas debido al aporte de la avena.

Platano Recetas

¿A quién no se le hace agua la boca con la idea de un ceviche de plátano? así es, podemos cocinar esta deliciosa receta a partir de dos plátanos previamente cocidos. Se pican la cebolla, aguacate, manzana y pimentón, se le agrega además los plátanos en cuadros en un recipiente amplio junto con el jugo de limón, aceite de oliva, azúcar, vinagre de vino, ajos finamente picados y por último, no queda más que integrar los ingredientes para que el aderezo se una al ceviche.

Para servirlo, puede ser el acompañarse de un plato principal como pollo, carne o pescado, de igual manera, puede comerse con un poco de queso crema, pan, tostadas o galletas saladas.

Por otro lado, si lo que deseas es un verdadero plato principal sin competición alguna, te recomendamos esta sensacional delicia que parte de la tradicional lasaña: estamos hablando de un pastelón o pasticho de plátano.

Comenzamos pelando los plátanos, éstos tienen que ser cinco o seis bien grandes y maduros. Se cortan a lo largo y se fritan en una sartén hasta que estén doraditos y los dejamos en papel absorbente en reserva. Luego, se procede a sofreír en una sartén la cebolla, pimiento verde, ajo, pasta o salsa de tomate, culantro y aceitunas rellenas; agregar además sal, comino y la carne molida. Cuando esté a punto, engrasar una bandeja y echar cuatro huevos ligeramente batidos con sal al gusto a dicha bandeja. Aquí colocas a lo largo una capa de plátanos y luego otra de carne molida, hasta llegar al tope de la bandeja con una capa de plátanos; y finalmente, vierte el resto de la mezcla de huevos batidos. Precalienta el horno a 176ºC y hornea 30 minutos.

platanos recetas

Pero no todo puede ser un manjar salado, el dulce también hace su aparición con este bello resultado de la naturaleza. Anteriormente hablamos del llamado plátano macho, ahora aquí hablaremos de la característica banana o cambur, como dicen en algunas regiones de Suramérica.

Para esta receta necesitarás la ayuda imprescindible de una licuadora, así de fácil. En ella verterás una taza de hojuelas de avena, un huevo, un plátano maduro, ½ taza de leche, sal, canela y cacao (al gusto) una pizca de levadura química o bicarbonato y una cucharadita pequeña de aceite de oliva. Cuando todo esto se haya integrado bien, engrasamos una sartén y vertemos un poco de esta mezcla y esperamos a que dore por un lado. Luego, con la ayuda de la espátula amos vuelta y esperamos de nuevo a que se dore. Repetimos el proceso hasta acabar la mezcla y ¡voila! hemos hecho unas fantásticas y saludables panquecas de plátano.